DIY mesa auxiliar con almacenaje

Vivir de alquiler tiene un montón de ventajas, pero para mi lo peor, es que te tienes que adaptar a los muebles que alguien compró porque le parecieron bonitos (o baratos :D). 
Nosotros elegimos el piso en el que estamos, además de por muchas otras razones, porque el 80% del mobiliario nos convencía, pero siempre hay cosillas que yo no hubiera comprado en mi vida. Una de ellas es la mesa de centro del salón, que aunque la pobre no es fea y es bastante grande y cómoda, a mi no me dice nada, es más bien sosilla… (ya me entendéis).

Por eso, cuando vi este diy para hacer esta mesa auxiliar tan bonita, me enamoré enseguida. Yo por el momento me quedo con la idea, porque como no tenemos donde guardar la que ya hay, pues no voy a poder hacerla.. Pero os dejo con el paso a paso por si vosotros sois de los suertudos que podéis elegir vuestros propios muebles, o por si todavía no tenéis mesa 😀
¿Qué se necesita?
  • Unas patas que nos gusten. (Podemos encontrar unas similares aquí)
  • Embellecedores para las patas, si queremos darle este aire retro (aquí)
  • Un molde de repostería grande (cuanto más alto sea este molde, más sitio de almacenaje tendremos bajo el sobre de la mesa)
  • Una tabla de madera redonda, unos centímetros más grande que el molde. (Si no queréis complicaros, podéis utilizar la bandeja giratoria SNUDDA de Ikea, tiene un tamaño perfecto)
  • Pletinas para unir las patas elegidas al molde (aquí)
  • Chalk paint en spray, nos ahorrará mucho trabajo y podremos usarlo tanto para las patas como para el molde. (Podéis encontrarlo genial de precio aquí)

¡Empezamos!
Lo primero será pintar el detalle en las patas de la mesa, si es que no queremos dejarlas tal cual. Podemos hacerle un detalle a juego también en el sobre. Aquí, imaginación al poder!
A continuación, atornillamos las pletinas que unirán las patas al molde de repostería.  

Una vez que tengamos las pletinas colocadas, toca pintar el molde del color que hayamos elegido. 
Cuando esté todo bien seco, colocamos las patas en su sitio y el sobre de madera sobre el molde.
Listo! Ya tenemos nuestra mesita auxiliar con espacio de almacenaje totalmente terminada. 
A mi no me puede gustar más! Me parece perfecta y sobre todo, totalmente personal. Podemos elegir el acabado y la forma que más nos guste, así que es perfecta para combinar con cualquier estilo.

¿Qué os ha parecido?
¿Tenéis la suerte de poder hacerle un hueco en casa?