Organizadores con cajas recicladas

Que levante la mano a quien no se haya vuelto loco alguna vez tratando de ordenar los mil cachivaches con los que nos vamos juntando!!
Mantener el orden total en una casa es un gran desafío, pero con las herramientas necesarias y un poco de constancia, es posible. 
Estas cajas recicladas son perfectas para guardar en ellas los pequeños juguetes, piezas, pinturas, coches de los peques de las casas. Pero también son súper útiles en habitaciones para guardar cinturones, fulares, ropa interior… O en las zonas de trabajo para documentos, material de oficina, cables… 
Podemos utilizar cajas de zapatos o de cualquier otro producto que compremos (aquí no se tira nada!). Lo mejor, es que no tienen porque tener todas el mismo tamaño. Una composición de cajas diferentes quedará muy divertida!
Vamos al lío!
¿Qué necesitamos?
  • Cajas de cartón
  • Una rotuladora o etiquetas (mucho más económico :D)
  • Papel decorativo (siempre a juego con el resto de la decoración)
  • Tiras de cuero
  • Encuadernadores metálicos
  • Tijeras
  • Un punzón
  • Pegamento en barra (para papel)



¿Por donde empezamos?
Paso 1
Lo primero será recortar el papel que hayamos elegido.
Podemos medir la caja o colocarla sobre el papel y recortarlo.
Debemos hacer cortes desde las esquinas de la caja tal y como se ve en la imagen para que éstas queden perfectas. Si os fijáis, en las partes largas de la caja, el papel es un poco más largo ( lo mismo con el alto). El nuestro debe quedar igual, al doblarlo nos ayudará a tapar bien las esquinas para que la caja quede forrada por completo.
Paso 2
Empezamos a pegar! Ponemos pegamento primero sobre la parte más larga de la caja (por el tema de las esquinas). Lo pegamos bien evitando burbujas de aire y presionamos para que quede bien pegado. 
Hacemos lo mismo con la “otra parte larga”, doblando el sobrante sobre la parte más estrecha de la caja y luego pegamos  los dos lados que quedan. (En la imagen se ve perfecto).
Paso 3
Cortamos las esquinitas hacia arriba para poder doblarlas hacia el interior de la caja. Así quedará mucho más profesional 😀
Paso 4
Hacemos lo mismo con la tapa. (Recordar dejar un poco de sobrante para las esquinas y el interior).
Paso 5
Cortamos una tira de cuero de la medida que más nos guste. También podemos usar cuerda o lanas trenzadas. Lo importante es que sea un material un poco resistente.
Con el punzón, hacemos unos agujeros en la tira y en la caja. (Hacerlos un poquito más bajos del centro de la caja, porque la tapa la hará más pequeñita y así quedarán centrados)
Pasamos los encuadernadores por los agujeros y abrimos las patitas en el interior de la caja. Deben quedar bien pegaditos a la caja para que no cedan.
Paso 6
Hacemos un cartel mono con la rotuladora, con pegatinas o con un folio y lo pegamos en el lateral de la tapa de nuestra caja.
Y listo! Ya tenemos nuestra caja lista para llenarla de tesoros. 
Podemos hacer tantas como necesitemos. Cuando veáis lo prácticas que son no volveréis a tirar una caja de cartón.
¿Os ha gustado este DIY?
¿Os animáis a reciclar cajas de cartón para guardar tesoros?